Elige tu idioma:

Archivo del Blog:

Empezando por el final. Análisis premortem


Te propongo dos preguntas. No es importante la respuesta, lo relevante de este ejercicio es diferenciar con cuál de las dos preguntas obtendríamos respuestas que nos reportarían mejores resultados.  
  • ¿Por qué has fracasado o tu decisión no ha sido acertada? (postmortem) 
  • ¿Qué puede pasar que haga que fracases en ese proyecto o decisión? (premortem) 
La principal diferencia entre ambas es que la segunda pregunta te puede ayudar a prevenir, mientras que la primera es un mero análisis del error. 
  
Ambas preguntas te reportarán amplios beneficios. Pero cuando estamos tratando de tomar una decisión o ejecutar una acciónla anticipación es mejor recurso que la reacción. “Más vale prevenir que lamentar”. Pero, ¿cómo? 

Esto es lo que nos propone Gary Klein a través del denominado “análisis premortem”. Klein, psicólogo de profesión, publicó en 2007 el artículo “Performing a project premortem” y el libro “The power of intuitionen los cuales abordó esta técnica. Procura ser una herramienta que nos ayude a prevenir el fracaso de un proyecto o decisión.  
  
Tras la creación de un grupo de trabajo, este método se basa en presuponer que estamos en el futuro. Ya hemos lanzado un producto, iniciado un nuevo plan, tomado una decisión, etcétera. El objeto en cuestión ya es una realidad. Ahora analizamos la situación ante las posibilidades de: “hemos tenido éxito” y “hemos fallado”. 

Las fases que Klein propone para este análisis son:  
  • Preparación del proyecto, plan o iniciativa.  
  • Imaginar el desastre y el éxito.  
  • Suponer razones que nos llevaron al fracaso y al triunfo.  
  • Consolidar las listas. 
  • Revisar el plan con las listas consolidadas e implementar aquellas acciones que no se habían contemplado.   
La fase de suposición de razones que nos llevaron al fracaso y al triunfo es la más compleja. El equipo de trabajo designado deberá hacer el análisis de la situación y estructurará argumentos o una historia sobre cada supuesto identificando y exponiendo las causas, procurando ser metódicos y detallistas, dejando a un lado las consideraciones políticamente correctas.  

Contribuyen las siguientes ventajas:  
  • Identificar problemas de forma anticipada, el objetivo es evitarlos y no buscar soluciones. 
  • Reducir las probabilidades de lanzamientos prematuros en el caso de proyectos o nuevos productos. 
  • Conseguir enfoques más creativos y organizados de los retos a los cuales nos enfrentaremos al tomar una decisión o iniciar una nueva actividad.  
  • Aumentar la sensibilidad hacia los primeros signos de alarma durante la ejecución del plan, puesto que el equipo estará familiarizado tras haberlos valorado previamente.  
  • Incremento de la participación y de las aportaciones de valor para el desarrollo de la nueva idea.  
Esta dinámica propone que nos enfoquemos en lo que los estoicos llevan haciendo años: la visualización negativa. Es decir, detectar y anticiparnos a cualquier elemento que pueda interrumpir o hacer fracasar nuestro proyecto.  

Aunque podamos percibir ciertos paralelismos con el brainstorming, la diferenciación la encontramos en que en el brainstorming reina el caos, mientras que en el premortem predomina el enfoque de una situación concreta.  

El análisis premortem nos ayudarán a:  
  • Superar los puntos ciegos desarrollados por el exceso de optimismo, planes confusos o imprecisos. Evitando pasar por alto detalles cotidianos que nos puedan parecer de poca importancia.  
  • Desafiar la ilusión del consenso y de la autoridad. Evitar el falso consenso por la tendencia a recompensar la conformidad y aceptación del planteamiento que proviene del rol de mayor cargo o el temor a la confrontación.  
  • Evitar caer en la sobreestimación de las posibilidades positivas eludiendo los contratiempos o errores que se están cometiendo. Las ganas de conseguir algo o desarrollar un determinado proyecto nos hace propensos al optimismo irracional.   
Estamos mucho más familiarizados con analizar los errores que ya hemos cometido (postmortem) una vez el producto está lanzado, el proyecto está en marcha o la decisión ha sido tomada. Es la tendencia habitual, analizamos cles han sido las consecuencias, en q nos hemos equivocado q otras formas había de llevar a cabo el proyecto. La realidad es que nuestra inclinación suele estar en la reactividad, pero esto nos representa una inversión de tiempo y recursos muy valiosa. 

En definitiva, son nuestros bienes más escasos como para perder la oportunidad de ver drásticamente reducido nuestro margen de error cambiando la forma en que enfrentamos a los nuevos retos, incrementando de este modo las posibilidades de éxito de la mano de la reducción de inversión económica y de recursos.  

El análisis premortem es una herramienta que cualquier emprendedor, director de proyecto o innovación debería disponer en su personal caja de herramientas. En definitiva, el 99% de los problemas de las personas proceden de sus propias decisiones y acciones. El 1% restante es azar. 

Te deseo un futuro de sabias decisiones.  

¡Comparte!

LinkedIn Gorjeo Facebook WhatsApp Email

Artículos recomendados.