Elige tu idioma:

Archivo del Blog:

Retrato robot del "Líder Transformador"

El liderazgo comprende el conjunto de habilidades directivas con las que debe contar un individuo para poder influir llevar el proceso de guía con el objetivo de conducir a un equipo, grupo u organización hacia un determinado objetivo.  

Algunos expertos en desarrollo de organizaciones señalan la existencia de una gran diversidad de tipos de liderazgo mientras otros consideran que el liderazgo no tiene “tipos”, que sólo existe un tipo de líder. Lo que realmente marca la diferencia es el estilo de liderazgo que utiliza como hilo conductor.  

En materia de liderazgo nos enfrentamos a varios retos importantes, como:  
  • Incertidumbre: siendo necesario dirigir sin conocer las respuestas y con poca capacidad de predicción, globalización e inmediatez en adaptarse y realizar cambios organizacionales a gran escala.  
  • Tecnología: el líder deber ser digital en un mundo cada vez más conectado. A su vez, la tecnología es la herramienta más útil con la que contamos hoy los profesionales para poder optimizar nuestro tiempo y recursos.  
  • Intuición para detectar el talento: muchos aseveran que el talento abunda y que está a las puertas de las empresas esperando a ser invitados para entrar. Por suerte, cada vez más compañías y managers ven el gran error de esta afirmación. La detección, retención y obtención del máximo rendimiento del talento de una organización es una habilidad que debe desarrollar cualquier líder.  
“La gestión es hacer las cosas bien. El liderazgo es hacer las cosas correctas.  
- Peter Drucker- 

James MacGregor Burns, experto en “liderazgo transformacional”, definió este estilo de liderazgo como “el aplicado por individuos que cuentan con habilidades para influir en las expectativas y motivaciones de un grupo u organización”  

Posteriormente le debemos a Bernard M. Bass el desarrollo de “La Teoría del Liderazgo Transformacional de Bass”. Precisando que el liderazgo transformacional se soporta sobre el impacto que el líder tiene sobre el entorno a través de ganarse el respeto, la admiración y la confianza del grupo. Pero la mayor aportación de Bass consistió en la valoración de los 4 componentes que diferencian el tipo de liderazgo transformacional del resto de estilos de liderazgo.  

Son pocos los valores que se pueden medir de una forma tan sencilla en una organización como la efectividad de un buen líder: la mera observación del equipo que lidera. Su motivación, confianza, lealtad al manager, respeto, actitud proactiva implicación nos mostrará, con poco margen de error, si estamos ante un buen líder.  

Pero, ¿cómo identificaremos a un líder transformador? Estos serían algunos de los rasgos más identificativos 
  • Los miembros de su equipo tendrán una visión clara y unos objetivos bien definidos y alcanzables.  
  • Habrán encontrado la forma de orientar los intereses personales del grupo hacia los interese de la compañía.  
  • Serán modelos con los cuales todos se quieran identificar. Comunicando y promoviendo la acción a través de las propias actitudes, aplicando la coherencia entre lo que dicen y lo que hacen.  
Desarrollar una cultura organizativa es un gran reto para cualquier manager que tenga la responsabilidad de liderar un equipo. Promover los procesos de cambio, las nuevas metodologías de trabajo, la misión, la visión y los valores de la empresa que representa, haciendo un efecto lluvia que permeabilice en todos los integrantes de la organización.  

Es ante estas situaciones donde las características de un líder transformador marcarán la diferencia en detrimento de otros estilos de liderazgo debido a las habilidades, pero sin lugar a dudas a los compromisos adquiridos por éste:
  • Estilo de liderazgo motivacional y transformador.  
  • Visión a largo plazo.  
  • Carismáticos e inspiradores. 
  • Creación de vínculos emocionales.  
  • Promotores de la cooperación.  
  • Creativos, integradores e interactivos.  
  • Favorecedores de cambios de paradigma.  
  • Se autorregulan para logran una congruencia entre las expectativas y su comportamiento.  
  • Se muestran accesibles y prestan atención individualizada a las necesidades de su equipo.  
  • Tratan de reducir al mínimo los errores a través de la anticipación. De los errores se aprende, por lo que no castigan tras un error.  
Podemos suponer que contar con un “líder transformador” entres nuestros managers, después de todo lo expuesto, debería ser la utopía que cualquier empresa quiera convertir en realidad. Y, sin mencionar a los integrantes del equipo, ¿quién no quiere contar con un manager que tenga entre sus habilidades todas las expuestas? Siempre hay un pero, como todo estilo de liderazgo tiene sus pros y contras.  
Podemos encontrar una gran cantidad de opiniones sobre el liderazgo, por ejemplo, ¿el líder nace o se hace? Personalmente considero que el liderazgo efectivo se sostiene sobre un pilar construido por habilidades. Es cierto que existen personas que tiene a su disposición un buen número de buenas habilidades para el liderazgo de forma intrínseca, y esto pone a su favor tener cierta ventaja sobre otro tipo de líderes, pero esto no debe ser un motivo para relajarse.  

Si tu objetivo es ser un buen líder, y tanto si has nacido con las habilidades necesarias, como si quieres desarrollarlas para llegar a serlo, no puedes olvidar que siempre hay áreas de mejora y habilidades que perfeccionar o adquirir.  

“El único sitio en el que el éxito está antes que el trabajo es el diccionario” por lo que todo buen líder deberá trabajar en sus habilidades y capacidades para alcanzar el éxito en el arte el liderazgo de personas. 
Si te ha gustado, comparte: 
LinkedIn Gorjeo Facebook WhatsApp Flipboard Telegrama Email

Artículos recomendados.