Elige tu idioma:

Archivo del Blog:

"Tips Toma de Decisiones" - Sesgo efecto Halo.


El psicólogo Edward Lee Thorndike constató a través de sus investigaciones con miembros del ejército, hace casi un siglo, en el estudio “El error constante en la valoración constante psicológica” publicado en 1920 el efecto halo, dando a conocer uno de los fenómenos más típicos de la psicología social. 

“El efecto halo nos bloquea la visión de las auténticas cualidades”.  


Este sesgo cognitivo nos descubre, una vez más, que nuestro cerebro no se siente cómodo ante la incertidumbre, mostrando una gran predisposición a sacar conclusiones y asociaciones precipitadas. Nuestro cerebro es fantástico construyendo buenas historias con poca información, y esto es justamente el resultado que obtenemos cuando nos dejamos llevar por el efecto halo.  

Este error de nuestro software mental hace que de una única cualidad en una persona (belleza, estatus social, profesión) se tenga una impresión positiva o negativa que deslumbre todo lo demás, ejerciendo una influencia desmesurada en la impresión general que nos hacemos de esa persona en cuestión.  

Nos dejamos deslumbrar por un aspecto y de ello deducimos la imagen del conjunto, funcionando siempre a partir de hechos especialmente llamativos.  

Se ha encontrado que el atractivo físico es la variable que más evoca el efecto halo, generando que las personas con un mayor atractivo físico se les atribuya cualidades, éxitos personales y profesionales que no están constatados ni soportados por ninguna evidencia 
Podemos encontrar más ejemplos evidentes de este error de lógica. Realmente, ¿De la situación financiera de una empresa podemos deducir la calidad de la dirección de la compañía? ¿O quizás la brillantez de una estrategia? Exacto. La respuesta es no, pero no son pocas las ocasiones en las que unos buenos resultados hacen brillar por el efecto halo a quienes, quizás sí o quizás no, sean merecedores de la atribución del éxito financiero de la compañía.   

Si alguien ha sabido convertir este sesgo cognitivo en una ventaja competitiva y beneficiosa han sido los “marketinianos. Sin entrar valorar si el bendecido es el consumidor o la marca, todos hemos visto cafeteras que nos llaman la atención más que otras, unas gafas de sol, un perfume, un teléfono móvil y otros muchos ejemplos.  

El marketing utiliza a personas famosas para promocionar y representar sus productos con el objetivo de que los valores y las sensaciones asociadas al personaje en cuestión se extiendan a la marca, creando el “efecto halo” de impresiones positivas que derivan de la opinión que el consumidor tiene sobre el famoso.  

Inevitablemente, todos en algún o en muchos momentos nos hemos visto y nos veremos influenciados por este sesgo cognitivo. Esto no es ni bueno ni malo, simplemente es nuestra forma de tomar decisiones, de percibir la influencia del entorno, de sentirnos más cómodos a la hora de relacionarnos rellenando información con la que no contamos. Pero sin duda ser conocedor de este error de lógica te da una opción que quizás hasta ahora no habías podido valorar.  

Artículos relacionados: 
LinkedIn Gorjeo Facebook WhatsApp Email

Artículos recomendados.