Elige tu idioma:

Archivo del Blog:

El aburrimiento como estimulante de la creatividad.


Se ha concluido que nuestro cerebro, en su gran labor de alejarnos del malestar para acercarnos aquello que nos resulta placentero, está programado para activarse y reaccionar ante los estímulos que nos resultan novedosos. Si nos mantenemos en los mismos estímulos, el cerebro se habitúa a ellos, disminuyendo la concentración y el resultado es el aburrimiento. 

Aburrimiento proviene del latín “ab - prefijo <sin>” y “horrore <horror>. Es la existencia desprovista de sentido, cuando ya no nos queda nada por aprender, ni temer, ni a que prestarle atención, o que nos motive. 


"Definido como la incapacidad para concentrarse o prestar atención a determinadas circunstancias." 

Si no le tenías miedo al aburrimiento es posible que ahora tengas una impresión bastante diferente, y no entiendas en base a que argumento el aburrimiento puede ser un estimulante de la creatividad.  

La explicación nos remonta a la década de los años 30, cuando los psicólogos empezaron a investigar, concluyendo que existían 5 tipos de aburrimiento:  
  • Indiferente: cuando sientes la necesidad de asilarte del entorno, mostrando indiferencia hacia cualquier actividad que te genera bienestar.  
  • De calibración: te instalas en la incertidumbre de lo que puedes hacer o no para salir de ese estado, mostrando un gran interés a cualquier distracción propuesta.  
  • De búsqueda: más que un tipo de aburrimiento, sería una actitud ante el mismo. Te genera inquietud, por lo que buscas activamente una distracción para evitarlo lo antes posible.  
  • Reactivo: experimentas una motivación para salir del aburrimiento y lo vives como una alternativa constante para que no se repita.  
  • Apático: cuando lo percibes con indefensión y te traslada a un estado de melancolía o tristeza.  
Hasta ahora no habrás leído nada que te invite a pensar en qué momento el aburrimiento puede llevarnos a un estado de creatividad. 
Ahora viene la mejor partecuando nos aburrimos es el momento en el que nuestra mente divaga. Ese momento en el que mantenemos las mejores conversaciones con nosotros mismos.  

Te aburres cuando no tienes algo que te guste por hacer, que te motive, algo que te genere curiosidad. Y es justo en este momento cuando nuestro cerebro activa el pensamiento creativo, se activa en esa fase en la que nuestra mente se deja llevar por la divagación. Este es el motivo por el que la meditación está tomando una mayor popularidad.  

Le concedemos a nuestra mente momentos de calma muy valiosos, de divagación libre de influencias externas que te distraigan. Este estado podrás reconocerlo porque es ese momento, por ejemplo, en el que estás a punto de quedarte dormido en el sofá después de comer mientras ves una película, cuando vas en transporte público o estas en la ducha.  

Este momento de aburrimiento ha propiciado grandes momentos de creatividad, también llamados “momentos Eureka”.  

Grandes personalidades de diferentes ámbitos como Nikola Tesla, Salvador Dalí o Steve Jobs, han utilizado este estado de “aburrimiento” para desencallar sus mentes y activar un proceso creativo, propiciando grandes ideas, obras y descubrimientos.  

Una vez más, te invito a que puedas valorar otra forma de hacer o ver las cosas. Aprovechar aquello que nos pueda parecer negativo, el aburrimiento, como una herramienta que puede darte una ventaja. 

La próxima vez que sientas que estás aburrido deja que tu mente divague, que se relaje y disfruta de las nuevas ideas que ese estado puede aportarte.




Si te ha gustado, comparte:

 LinkedIn Gorjeo WhatsApp Facebook Email

Artículos recomendados.